Mi primera experiencia en la marcha: No era lo que imaginaba, la asistencia una obligación

  •  Asistí a la convocatoria de la Marcha diversidad porque quise, a pesar del escepticismo por esta actividad
  • ·         Luego de luchas en EEUU por años, llega a CR desde hace 7 años para celebrar la Diversidad

Era inevitable no pensar desde una semana antes si debía asistir a  la séptima convocatoria de la Marcha de la Diversidad, esto porque el año pasado me rajé con un escrito señalando varias razones por las que no iba a esa actividad, y después, podrían señalarme. Las justificaciones son las que reproducen los que no se sienten identificados.

Sin embargo, las aguas- durante esa semana- se movían: unas en contra y otras a favor. ¡Qué un poco de exhibicionistas! ¡Qué escandalosos!, ¡Locas despelucadas! ¡Necesitados de llamar la atención! Eso hace echar para atrás un poco. En redes sociales, como en persona decían esas afirmaciones. ¿Por qué? Bueno, el hecho de manifestarse en diversidad y que incomode, por su valiente y audaz motivo; claro que hace dudar y titubear.

No tenía motivo alguno para ir; no estaba convencido, pero mis  amigos insistían en su necesidad, independientemente de mi forma de pensar y cuestionar, que dijera presente, a como me sintiera cómodo, pero que alzara la voz y marcara mi nombre dentro de los más de 45000 mil personas de asistencia que tomaron las calles de San José y la llenaron de arcoiris.

Inclusive la mente quedaba más clara en la decisión, y la mayoría de las veces suelo ser muy perfeccionista, a meditar todo, debía dejar de ser “tan correcto”, por lo que me dije: “la vida es una sola, no quiero que me cuenten” y me comienzo a alistar, deseaba verlo con mis propios ojos claros ¡epale! Al final ganó el SI para llegar a la Marcha de la diversidad 2016 que se celebra cada tercer domingo de Junio.

Lo primero que se me vino a la mente fue qué ponerme, ¿cómo debo ir? Lo primero que cuestioné fue la forma en la que van, a exhibirse, mostrar “carnita”; no obstante opté por una camisa de botones y pantalón blanco. A pesar que quería ir con una camiseta. Pero no. Fui lo más fresco, claro, luego de mil cambios de ropa. Aunque mis amigos me molestaron: ¿a cuál boda va? Por lo blanco, pero me sentía bien. Ellos sí, todos descubiertos; eso entendí: es diversidad. Si me respeta, los respeto.

La convocatoria era las 12 desde la estatua León Cortés, en la Sabana; ah, pero Javier no estaba ni listo en mi casa a esa hora, y mi amigo ni había despertado, se pegó la fiesta el día anterior. Estaba empalidado del sueño. Llegué por él a las 12:45, recuerdo que vi mi reloj azul Casio un poco rayado por el uso, y me me monté a un taxi ya que esperar bus me desespera cuando percibo que voy a destiempo.    

En la marcha de la Diversidad 2016


¡No estaban listos! Y en mi mente, ya el movimiento masivo iba a acabar. Así que apresurarlos fue la opción. Procedimos, al fin, a salir de la casa, ya había pasado unos 25 minutos tal vez, no volví a ver el reloj. Mi incertidumbre acrecentaba porque no sabía qué me iba a topar. Eso tan expectante que llena el estómago de ansiedad, y muchas veces para bajar esos nervios lanzábamos bromas y por dicha la casa queda cerca del centro, entonces caminábamos varios metros.

Ya rozando los pares, porque estábamos en el inicio de lo que sería una grata experiencia, comenzamos a ver a otros activistas y seres que se identificaban con la causa. Había niños, madres, animales, abuelos, mujeres y esposos, empresas identificadas y nada- ni un señor en el parque central diciendo que el diablo había venido y se irían a la hoguera- iba a apagar lo que sería un gran día.  

Nos dispusimos, a pesar de la tardía, a ir donde empezaba todo. A hablar claro: si había muchachos estrambóticos vestidos, trajes sin nada a la imaginación; pero otros, iban normal. Saludé a amigos, a conocidos, a ligues, a cuanta persona llegaba a llenar de colores la ciudad capital. Hubiese deseado haber ido en pantaloneta, porque el sol abrazaba fuertemente.  Sentí una luz, de esas que se alumbran cuando hay ilusión; más que un Festival de la luz. 

La verdad es que es un híbrido entre una fiesta y una marcha. Porque es entre serio y cada uno mostrar su individualidad.

Vi pancartas hermosas que decían: “Soy madre de un hijo homosexual, y lo amo. Quiero que no tema de amar”. “Mi abuelo es gay y lo amo” o “soy heterosexual y apoyo a mis amigos gais”: Todo lindo por todo lado.

Cada quien escoge su forma de expresarse, en mi caso no tomamos, estuvimos caminando, bailando frente a carrozas, solo faltó alguien especial, pero no se podía tener todo, hasta vine con condones: “Porque no hay que hacerlo a pelo”, le recomendaron a un amigo. Y es bueno cuidarse. 

Además, celebrando- desde cada trinchera- lo que otros iguales no tuvieron. Como en Orlando, EEUU, que apagaron sus voces, en un lugar privado y de mucho esparcimiento para la comunidad.

Hay que comprender que: La marcha no debe identificarle, porque ud se representa a sí mismo, respetar para que lo respeten, no juzgar, también hay que apoyar luego en la Asamblea Legislativa, para que se materialice el apoyo. Y la expresión de amor viene en distintos tamaños, formas, colores y olores.

Por dicha, acá en CR se va ampliando un poco los derechos; por ejemplo anunciaron la extensión de la pensión por muerte a parejas del mismo sexo. Aunque falta camino por recorrer desde la Asamblea Legislativa.

Aunque me majaban los pies, quede rojo de lo quemado por el sol; que la lluvia fue el regalo para alivianar el día, todo esto compensaba el hecho de vivir y contar esa anécdota, porque somos libres. La gente fue muy cuidadosa, todo limpio al día siguiente, solo un incidente reportaron los organizadores. Y por iniciativa saludé, felicité a mi amigo y organizador, Javier Umaña porque se lo merecía, por hacerme pasar la mejor marcha. 

Porque yo lo conté en primera persona, en este escrito, y no alguien por mí.

¡Gracias por llenar de luz, más que otras actividades mis ojos! 
PD: ¡Al menos hice pierna, por la caminada! 

Asistencia a la Marcha de la diversidad 2016

3nfoque CR

Es una página con enfoques bien orientados sobre noticias nacionales e internacionales del entretenimiento y espectáculo. Saludos y bienvenidos.

Ir a la barra de herramientas