Prensa cada vez más crítica y al margen en política

Con el mensaje de inicio de la campaña electoral por el presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Luis Antonio Sobrado, surgen muchas aristas a discutir en cuanto a la labor de grupos de opinión sobre la cosa política.
Como es sabido cada cuatro años el país celebra elecciones democráticas, pero a la vez viene ligado junto a un mar de indecisiones ante caras nuevas, otras no tan nuevas, y por ende se va desarrollando el ajedrez político.
  
Sobrado en su discurso reza lo siguiente“Señores periodistas, en una democracia ustedes no son importantes. Son indispensables. En esta época, el espacio público para el diálogo en sociedad, el lugar donde se discuten los asuntos comunes, ya no es la plaza del mercado, ni los parques en el centro del pueblo, sino lo medios de comunicaciones (junto claro, a las cada vez más vibrantes redes sociales). Los medios median, intermedian entre los distintos sectores de nuestra sociedad y entre los políticos y los ciudadanos. Entonces ¡ayúdenos a comunicarnos! Faciliten el diálogo. Apórtenles a los ciudadanos información incómodas, cuestionen la viabilidad de las promesas de campaña y apliquen todo el rigor del periodismo profesional. ¡Todos les estaremos en deuda por eso! Pero por favor, no llenen de negativismo, sarcasmo y chota la cobertura de esta campaña. La política es la única forma de resolver los problemas comunes en un marco de libertad… libertad sin la cual la prensa independiente no podría existir. Dinamitar la política, amigos periodistas, es serruchar la rama sobre la que ustedes están sentados…”

¿Ahora resulta que el presidente del TSE viene a decirles a los periodistas cómo hacer su trabajo? ¿O es una forma sutil y deliberada de llamar a la reflexión?

El mensaje está claro, a la prensa, como actor dentro del desarrollo de la política, por su visibilidad, por su trascendencia y, por ende, su esencia, juega un papel predominante. Se dispone enmarcar la realidad de los políticos, sus visiones y propuestas ante la venidera elección presidencial sin nimiedad ni contemplaciones. 

La prensa tampoco debe ser erudito y dar todo por sentado a su público receptor, debe generar opinión pública, verdad (contraste de opiniones), suspicacia, debate político y, balance, para que sea el lector, televidente u oyente quien decida qué rumbo establecerse. No puede y tiene cabida “el no supe”, ” no hay candidato” porque para eso existe la prensa y su labor diaria. 

Asimismo, no se puede tapar el sol con un dedo, en este mundo tan relativo, cada caso será sujeto a un ojo distinto, por ende, el público lo tomará de manera diferente, la prensa no hace sarcasmo, chota, así porque quiera, al menos no la prensa seria imparcial y militante del periodismo de calidad. 

La intención puede ser loable a la que alude Sobrado, pero a él no se le dice cómo ejecutar su cargo, de qué manera debería hacerlo o, hasta dónde-cuándo van a llegarlas investigaciones contra los partidos políticos (hasta la fecha, ninguno con sentencia firme, y con miles de asuntos por verificar). Y eso viene siendo también política, de la que tanto se habla. 

El papel aguanta lo que le pongan y la lengua no tiene hueso; es ahí, que puede resultar esta visión tan ingenua o genuina que pueda tener la cabeza del rector en elecciones en este país. 

Lo que sí es cierto, es que ante un caso de alguna investigación “oculta”, o alguna información de interés público, deberán ser publicadas, no por engañar a la gente, sino por enriquecer el periodismo en Costa Rica y sus latitudes. Ahí se posee una disidencia con el jerarca del TSE. 

De igual forma sería injusto señalar que la ciudadanía-en su mayoría-debe a este “cuarto poder” parte del abstencionismo alcanzado, o, que pronostican será más del 30% de los votantes (3 millones 55 mil empadronados). Ese “malestar es por los políticos mismo, no porque la prensa se inmiscuya. Hay que diferenciar. 

Por quién votar.
La contienda política arrancó este pasado miércoles 02 de octubre, la cuál la prensa amorfa informó como compromiso con la libertad de información. 

Ese cristal político reconoce distintas aristas; la primera, con José María Villalta, decreciente en encuestas, según las reveledas por Unimer, la del SEMANARIO. Además, interpela al voto de los jóvenes, que según la firma Unimer el voto decisivo lo tendrá el grupo etario de personas mayores de 40 años. 

Villalta con su pequeña lúcidez política, su inconsistencia en posiciones con respecto al Banco Central (remover la integración de la Junta Directiva). Y las posiciones con respecto a bandas cambiarias. Proyectos de ley que no han prosperado o el alcance que debería tener, se ha enfocado en donaciones, levantar parques, entre otros. (65 de los proyectos presentados por él) Su incesante apoyo a figuras como Daniel Ortega y al líder de Venezuela, ya fallecido, Hugo Chávez, preocupan a una nación con otros ideales. Ah, me faltó sus hipérboles aseveraciones en el TLC con Estados Unidos. 

Por su parte; con un apoyo del 2%-aproximadamente, en encuestas, Luis Guillermo Solís, apunta como un candidato sólido, con colmillo político, visible ante medios, con experiencia por las coordenadas del PLN pero que intenta regresar con fuero desde otra senda: Partido Acción Ciudadana. 

Para comenzar, estuvo presente, dando su apoyo al rebajo de la deuda política para los próximos comicios electorales, reduciendo de un 0.19% del PIB al 0.11% del PIB. Dando un respiro de 18 mil millones de colones a la economía de Costa Rica. 

El candidato del partido oficialista, Johnny Araya, ha sido objeto de críticas por su gestión en el ayuntamiento de San José, sus constantes desaciertos por el tema de basura, descongestionamiento vial, boulevares, riñas con los recolectores de basura. Trató de repuntar con los Juegos Centroamericanos. Y a nivel de comunicación política, un yerro el haber estado en actividades fuera de su campo. 

Lo inevitable es su linaje- experiencia política, por más de 20 años en la municipalidad- nadie se lo puede quitar- pero, que asegure que pueda asumir las riendas por 4 años a un país, eso está por verse. 

Sin embargo, el verde-blanco lidera en las encuestas (instrumentos de medición no definitivos) habría que ver si se mantendrá o, más bien, se quedará estancado ante una reticencia colectiva de continuidad liberacionista. 

Para terminar de rematar, fue el show mediático que elaboró el doctor, Rodolfo Hernández, no le llamaría circo, en esos toldos, ahí realmente entretienen, este en realidad son shows de mal gusto, qué digo pésimo gusto, al estilo de peleas de gallos, algo indignante. 

Cuando realmente no se pone la camiseta, deber ser por convicción, es mejor retírarse, debe aportar algo a la sociedad costarricense, más que una trayectoria en el Hospital de Niños. Como no aparece ante la opinión pública, no hay propuestas concretas. 

Recular ante su propia opinión, demuestra poco del ser consecuente, entre lo que dice y lo que hace. Realmente un desperdicio, pero hay un color que lo llevó hasta ahí al doctor

Por último, está Otto Guevara, con su discurso añejo utilizado desde antes, sin futuro alguno, vuelve este señor a liderar-de nuevo, la política popular con el timbre de atacar y no proponer, de nada le va a resultar. Su partido está caído desde la dimisión de Patricia Pérez y Carlos Góngora. Si acaso obtendrá un escaño legislativo. 

Y esto, que he hablado durante este escrito es gracias a la proyección que ha facilitado por los medios de información, de cara a las elecciones del país donde me vio nacer. Lo beneficioso que resulta poder decir: hay libertad de información. 

Sí hay opciones, por quien votar, no hay que ser tan esquivo con la política, porque es mejor arrepentirse por lo que se hizo que por lo que no. 

Comparto también una reflexión de Winston Churchil: “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo”. 






Imagen de perfil de 3nfoque CR

3nfoque CR

Es una página con enfoques bien orientados sobre noticias nacionales e internacionales del entretenimiento y espectáculo. Saludos y bienvenidos.

Ir a la barra de herramientas